close

  • Servir a Polonia, construir Europa, entender el Mundo

     

  • ACTUALIDADES

  • 11 de diciembre 2014

    Wojtek Ganczarek está recorriendo América en su bicicleta. Lleva ya dos meses atravesando Venezuela.

     
    Me llamo Wojtek Ganczarek. Soy de Jelcz-Laskowice en la Baja Silesia. En Polonia no tengo ocupación porque desde hace un tiempo largo estoy viajando. El año pasado terminé mis estudios de matemáticas y de física en la Universidad Jaguellónica de Cracovia y en octubre de 2013 salí a viajar. Partí de México y he cruzado toda Centroamérica y la costa colombiana para llegar a Venezuela. Llevo fuera de mi país unos 14 meses. Es el primer viaje tan largo que hago; antes viajaba durante mis vacaciones, normalmente haciendo autostop, a lugares como Irán, Georgia, Armenia, Nagorno-Karabakh, Bielorrusia o Kirguistán. Muy lindo e interesante, pero aquellos viajes no duraban más de dos meses.
     
     
    Ruta: 

    Ahora pedaleo unos cien kilometros por día. Eso sólo cuando viajo, pues en la mayoria de los días de mi viaje estoy parado en algún sitio. A veces son dos o tres días de descanso, otras veces dos semanas o un mes. Donde más me quedé fue en Capurgana, Colombia, viviendo dos meses en una cabaña en la selva de Darién.  En Venezuela ya llevo dos meses. Después de Caracas pienso ir a la famosa Gran Sabana, salir a Brasil, sellar mi pasaporte de salida del país sólamente para volver a entrar, cruzar los Llanos y llegar a Mérida, quedarme un tiempo allá y salir a Colombia otra vez.
     

    Un tiempo, unos meses pues, estuve viajando con una bella mexicana. Lamentablemente ya se fue por su lado y ahora pedaleo solo.

     

     

    Financiamiento:
    No cuento con ningun sponsor, el viaje es completamente independiente. El dinero que uso procede en su mayoria de mis ahorros, pero durante el viaje gano a veces tocando música en las calles y también escribiendo artículos para la prensa de Polonia (Poznaj Swiat, RowerTour). En Capurgana vendía limonada y trufas (unos dulces de chocolate y coco) y también tocaba en restaurantes. En Nicaragua, cuando me quedé un tiempo en una escuela de circo, desarrollé un programa de conciertos de música polaca. He traducido canciones polacas, rusas, bielorrusas y checas al español y durante los conciertos muestro las traducciones en la pared, mientras canto y toco la guitarra o el ukelele, como pueden ver en mi página web. Esos conciertos lo she hecho varias veces en Nicaragua y Costa Rica, lamentablemente no lo he conseguido organizar en Caracas.
     
     
    Encuentros interculturales difundiendo la imagen de Polonia:
    La gente que encuentro por el camino en su mayoría me trata muy bien. En Venezuela no pueden entender por qué viajo sin usar gasolina. En la mayoría de los casos la gente no sabe qué es Polonia. Me pasa que me preguntan ¨¿dónde queda esa ciudad en Estados Unidos?¨ - porque parece que en Latinoamérica todos los blancos somos de plano estadounidenses. Como por ejemplo Barack Obama... Por lo tanto creo que Polonia no tiene ninguna imagen particular en Latinoamérica, simplemente es una palabra. De vez en cuando los católicos se acuerdan de Juan Pablo II y del hecho de que él era de Polonia. La misma gente pregunta si en Polonia se habla inglés. Pocas veces se acuerdan de Wałęsa. A veces pasa que la gente sabe que Polonia sufrió mucho durante la II Guerra Mundial. Claro que la gente más educada, con más intereses, conoce las películas de Kieslowski o los libros de Bobkowski, pero eso es una minoría. En general un latinoamericano típico piensa que Europa es un sólo país, donde todos son ricos y no saben que hacer con tanto dinero que tienen. Nadie se acuerda de Albania -donde los niños andan descalzos y sufren hambre-, de Ucrania -donde pocas veces la gente puede comprar algo de carne- o de Polonia, que tampoco tiene demasiad plata.
     
    Afortunadamente no me ha pasado nada peligroso. ¿El mejor recuerdo que me voy a llevar de Venezuela? De verdad este país me gusta mucho, y como todavía quiero pasar mucho tiempo acá, ¡quién sabe qué más de bueno me va a pasar! Sí puedo decir que el punto fuerte de Venezuela es su gente -abierta, alegre y confianzuda. 
     
    Son tantas las anécdotas de mi aventura que me cuesta elegir una. Puede ser cuando la gente Maya huía de mí en Guatemala. ¡Eso era fuerte!
     
     
    Bicicleta:
    En Polonia usaba la bici (justo la misma bici) todos los días para ir a mis clases en la universidad y para comprar pan o remolacha en el mercado.
    Mi bicicleta es una bici normal de segunda mano que tiene unos 25 años y no lleva nada especial salvo un león de peluche encima del volante. Más se puede leer acá (en polaco): http://fizyk-w-podrozy.blogspot.com/2013/12/sprzet-dwa-koka-namiot-i-caa-reszta.html .
     
    No necesito ninguna alimentación especial para mis travesías ciclistas, puedo adaptarme a la gastronomía local. Como todo menos mondongo y estoy muy bien.
     
    Páginas web:
    Manejo dos paginas web, en las que pueden ver mi itinerario y aventuras. Una en polaco fizyk-w-podrozy.blogspot.com y otra en español http://fisicoenelcamino.blogspot.com/ En español escribo menos, pero siempre algo de vez en cuando. Mis fotos se pueden ver acá: https://picasaweb.google.com/w.ganczarek .

     

    _IGP7646 (1)
    _IGP7789 (1)
    _IGP8035
    _IGP8397
    _IGP8492
    _IGP8514
    _IGP8515 (1)
    _IGP8525 (1)

    Print Print Share: